En muchos casos y en particular, en el de los tóxicos ambientales, el organismo no está expuesto a uno solo de ellos, si no a varios de manera simultánea. Enseguida se describen las principales interacciones que pueden presentarse entre sustancias a las que un organismo está expuesto simultáneamente.

  • Efecto aditivo: en este caso, el efecto combinado de dos agentes químicos es la suma de efecto de casa uno de ellos cuando se administran por separado. Este es el efecto más común cuando la exposición a dos o mas agentes químicos ocurre de manera simultánea por ejemplo con los contaminantes atmosféricos.
  • Efecto sinérgico: en este caso, el efecto combinado de dos agentes químicos es mucho mayor que el efecto de la suma de los dos. Por ejemplo, el tetra cloruro de carbono y el etanol son hepatotóxicos si la exposición a ellos es simultanea, en conjunto producen un daño hepático mucho mayor que la suma de los efectos individuales matemática.
  • Potenciación: este tipo de interacción ocurre cuando una sustancia no causa un efecto toxico por si misma pero, si el organismo está expuesto al mismo tiempo otro agente que si causa un efecto adverso, en algunos casos, la primera sustancia hace que el efecto del segundo sea mucho mayor.
  • Antagonismo: en este caso, la exposición es a dos agentes químicos que son administrados de una manera simultánea o consecutiva y uno de ellos interfiere con la acción del otro. El antagonismo es muy deseable en casos de intoxicación aguda. Hay cuatro tipos de antagonismo:

1.-Funcional: en este caso, los dos agentes ejercen efectos contrarios sobre la misma función fisiológica.

2.-Químico o por inactivación: los agentes reaccionan entre si y dan como resultado un producto menos toxico.

3.-Antagonismo en la disposición: en este caso la absorción, biotransformacion, distribución o excreción del agente químico están alteradas, de tal forma que la concentración del toxico en el órgano blanco disminuye.

4.- Antagonismo por receptores: este tipo de antagonismo ocurre cuando dos agentes químicos compiten por el mismo receptor y producen efecto menor que si se hubieran administrado por separado.

  • Tolerancia: es el proceso mediante el cual se genera una menor respuesta al efecto toxico de una sustancia como resultado de la exposición previa a ella o a sustancias relacionadas químicamente. Generalmente se debe a la disminución de la cantidad de toxico que alcanza el sitio en donde ejerce su toxicidad (tolerancia a la disposición) o bien la respuesta reducida del organismo al agente químico.

Este fenómeno de tolerancia es extremadamente importante, en especial en la exposición de tipo ocupacional, puesto que una adaptación a una sustancia potencialmente dañina puede causar que disminuyan las condiciones de seguridad del trabajador.